Chilavert reveló qué modificó en Paraguay previo al Mundial 98 para evitar los excesos nocturnos de algunos compañeros: “Algunos me odiaban”

Después de la frustración que le generó no haber podido clasificarse con la selección paraguaya al Mundial de Estados Unidos 94, José Luis Chilavert se propuso estar sí o sí en Francia 98. Y mientras daba cátedras en el arco de Vélez dentro del fútbol argentino, expuso su potencial a nivel internacional con el combinado guaraní que logró su cometido.

Claro que antes hubo que trabajar arduo y modificar algunas costumbres. Chila, como líder del grupo, reveló el acuerdo que hizo con el presidente de la federación paraguaya, quien le dio vía libre para cambiar la disciplina del plantel: “Antes del Mundial los jugadores se entrenaban a las 10 de la mañana porque así salían de noche, se acostaban tarde, se levantaban a las 8 e iban al entrenamiento, pero ¿con qué ganas iban? En verano a las 10 de la mañana en Paraguay se puede hacer un asado sin carbón”.

En diálogo con Planeta 947, el campeón mundial con el Fortín en el 94 detalló: “Cuando nos juntamos el primer día todos los convocados definimos que la selección se iba a entrenar desde las 7 hasta las 9. Algunos compañeros me odiaban y decían ‘no puede ser’. Considero que fui el que cambió la mentalidad del futbolista paraguayo en la selección. A los que se negaban les manifesté que no vinieran, que eran libres. ‘Acá van a estar los que quieren lo mejor para Paraguay. Vamos a trabajar duro para potenciar a la Selección’. Hicimos una eliminatoria fantástica y una campaña muy linda en Francia 98”.

El equipo dirigido por el brasileño Carpegiani terminó detrás de Argentina en la clasificación y luego pisó los octavos de final en la Copa, donde cayó en gol de oro contra el anfitrión y campeón, Francia.